El IPN (Instituto Politécnico Nacional) continúa siendo referente en Medicina del Deporte, una disciplina en la que fue pionero en México. Según destaca el propio centro en una nota de prensa, la Medicina del Deporte del IPN fue introducida por el doctor Fileno Piñeras Lima, quien proyectó esta especialidad en la Escuela Superior de Medicina (ESM).

La Medicina del Deporte dio los primeros pasos en los años 70 cuando el IPN estableció una clínica en la calle Piura, cerca del campus de Zacatenco. Dicha clínica, explica el IPN, estuvo dirigida por el doctor Jacinto Licea, operó durante unos años, pero dejó de funcionar. En 2006, la clínica reabrió sus puertas en el estadio Wilfrido Massieu.

La clínica de Medicina del Deporte del IPN ha participado en las Olimpiadas Nacionales donde ha prestado cobertura médica al 100% de los atletas participantes. La Fundación Harp-Helú ha sido la responsable de equipar a la clínica que, hasta la fecha, ha atendido a 18.000 estudiantes politécnicos.

Entre los servicios que ofrece la clínica de Medicina del Deporte del IPN se encuentran: Medicina General, Medicina Interna, Cardiovascular, Ortopedia y Traumatología. Cuenta en su plantilla con 5 médicos especialistas en la materia, encabezados por Gustavo Arellano Álvarez, una psicóloga, una nutrióloga y médicos residentes de la ESM.

Tal y como ha recordado Arellano, el IPN ofrece 32 disciplinas deportivas a los estudiantes. Este especialista recomienda que cualquier persona en el IPN que desee practicar algún deporte debe someterse a una evaluación morfofuncional que otorga la propia clínica del Politécnico. En este sentido, ha explicado que la función del médico del deporte es conocer el estado físico y de salud de una persona, para orientar y dirigir al interesado hacia una disciplina deportiva en la que tenga mejores cualidades para practicarla.