La medicina tradicional en Cuba se emplea desde 1970 cuando se instalaron las primeras consultas de acupuntura en la isla. Cada año, el 22 de octubre, se celebra el Día de la Medicina Natural y Tradicional en Cuba, asegura la agencia Xinhua, como reconocimiento a esta especialidad ancestral.

El uso de la medicina tradicional en Cuba se ha extendido en las últimas 2 décadas. Tal y como recoge la agencia china de noticias, la medicina tradicional, también conocida como alternativa o complementaria, tiene beneficios tanto clínicos como psicológicos y se practica a través de terapias naturales y menos invasivas. De hecho, en los últimos años la medicina tradicional en Cuba ha ayudado a miles de ciudadanos a abandonar el tabaco o el alcohol.

Técnicas procedentes de China

La medicina tradicional en Cuba ha permitido a los ciudadanos de la isla disfrutar de las bondades y beneficios de una disciplina proveniente, fundamentalmente, de China. Las primeras consultas de acupuntura en Cuba, explica la Xinhua, comenzaron a funcionar en la década de los 70 pero no fue hasta los años 90 cuando profesores chinos impartieron cursos sobre las diversas técnicas relacionadas con la medicina natural y tradicional en Cuba.

Johann Perdomo, jefe del Departamento de Medicina Natural y Tradicional del Ministerio de Salud Pública de Cuba, ha explicado que la relación con China ha sido muy importante para el desarrollo de la medicina tradicional en Cuba. De hecho, ha añadido, esta relación surgió como una necesidad debido a la “crítica situación” que atravesó la nación caribeña en la década de los 90 con el denominado Periodo Especial.

En este contexto, ha detallado Johann Perdomo, “Fidel Castro exhortó a los profesionales del área a encontrar las mejores y más económicas formas de solventar los problemas de salud de la ciudadanía y mantener su carácter universal, gratuito y accesible”. En el desarrollo del programa de medicina tradicional en Cuba han participado el Ministerio de Salud Pública, Agricultura, Educación y Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Perdomo asegura que la extensión de la medicina tradicional en Cuba ocurre en otros países tanto desarrollados como en vías de desarrollo “que necesitan retornar a estas terapias más naturales y menos invasivas”. En Cuba la medicina tradicional se aplica, fundamentalmente, en la rehabilitación de dolencias del sistema osteomioarticular, crisis asmáticas en niños, úlceras gástricas, hipertensión arterial y secuelas de accidentes cerebrovasculares.

Algunas de las modalidades más utilizadas en Cuba son la acupuntura, las terapias como las ventosas, moxibustión, la auriculoterapia, electroacupuntura, la farmacopuntura, la cráneopuntura y la homeopatía.