La mortalidad infantil en Cuba ha registrado la tasa más baja de su historia con 4,1 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, según informa la prensa oficial de la isla y recoge la DPA. La tasa de mortalidad infantil en Cuba se ha logrado reducir en 35 menores de un año fallecidos con respecto a 2016, cuando se registraron 497 defunciones entre los 116.869 nacimientos.

Tal y como refleja la DPA, la tasa de mortalidad infantil en Cuba en el 2016 fue de 4,3 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. La tasa de mortalidad en Cuba de este año refleja que el país se mantuvo durante 10 años consecutivos por debajo de 5 fallecidos por cada 1.000 nacidos vivos. En palabras del ministro de Salud, Roberto Morales, “este es un hito que refleja la integración de todo el sistema asistencial del país”.

Otra de las tasas que se ha reducido ha sido la mortalidad materna que ha pasado de 42,6 a 38 por cada 100.000 nacidos vivos, lo que supone 6 muertes maternas menos, detalla la DPA. El ministro de Salud ha destacado los estudios genéticos del país han permitido registrar un índice de 0,9 fallecidos por malformaciones congénitas por cada 1.000 nacidos vivos.

La baja mortalidad infantil en Cuba se une a que en el país continúa creciendo la esperanza de vida, que ya alcanza los 78,45 años; y es de 80,45 para las mujeres y 76,50 para los hombres, concluye el titular de la sanidad cubana.