El plan, denominado Plan de acción para la reducción del riesgo de desastres 2016-2021 se basa en la iniciativa sobre hospitales seguros de la OPS. Amplía el concepto de hospitales seguros al de hospitales inteligentes, que tiene como reto reducir la huella de carbono de los hospitales y otros establecimientos sanitarios.

Tal y como señala la OPS, el plan de acción se desarrollará a partir de 4 líneas estratégicas: reconocer el riesgo de desastres en el sector de la salud, mejorar la gobernanza de la gestión del riesgo de desastres en el sector de la salud, promover hospitales seguros e inteligentes y fortalecer la capacidad del sector de la salud para la preparación, la respuesta y la recuperación frente a las emergencias y los desastres.

Un 75% de la región americana cuenta con programas nacionales de hospitales seguros, y el 80% dispone de hospitales seguros en sus nuevos proyectos de inversión de salud. Por otro lado, el 97% está mejorando la seguridad de los establecimientos de salud existentes a través de su reacondicionamiento.

Por último, la OPS recuerda que 32 países y 4 territorios disponen de equipos de evaluación que utilizan el índice de seguridad hospitalaria de la OPS para medir la vulnerabilidad de los establecimientos de salud, así como para determinar las necesidades prioritarias.