Según cifras de la OPS, han fallecido más de 300 personas, en su mayoría del suroeste de Haití; y unas 350.000 necesitan asistencia. La OPS espera que estas cifras vayan en aumento conforme se hagan las evaluaciones de daños y necesidades en las zonas afectadas. El representante de la OPS en Haití, Jean-Luc Poncelet, ha afirmado que las devastaciones son enormes en Jeremie y Les Cayes.

El responsable del Programa de Emergencias en Salud de la OPS, Sylvain Aldighieri, estima que habrá, al menos, 3 grupos geográficos de los brotes de cólera en el suroeste, en la cuenca del Artibonite, y en el Norte. Esta estimación se ha realizado en base a la acumulación por lluvias, los patrones de agua, las poblaciones desplazadas, y los factores ambientales.

En este contexto, la OPS informa de que ya se han enviado equipos dirigidos a controlar los casos de cólera y las enfermedades transmitidas por agua o por vectores. Desde 2010 hasta la fecha, Haití ha reportado más de 790.000 casos de cólera con más de 9.300 muertes. Alcanzó su punto máximo en 2011, cuando registró hasta 6.766 casos semanales.

En 2016, antes de que llegara el huracán Matthew, Haití reportó un promedio de 771 nuevos casos de cólera semanales. Varios de los brotes localizados resultaron en notificaciones de alerta roja para 14 municipios de los 4 departamentos de Grande Anse, Ouest, Artibonite y Nord.