La hoja de ruta para frenar la transmisión materno infantil de enfermedades puesta en marcha por la OPS “es una oportunidad para integrar y redoblar los esfuerzos que se están haciendo a la hora de diagnosticar y tratar a las embarazadas durante el control prenatal, y de prevenir las pérdidas gestacionales, malformaciones y muertes fetales originadas por la sífilis”, explica el organismo.

El documento, denominado Marco para la eliminación de la transmisión materno infantil del VIH, la sífilis, la hepatitis y la enfermedad de Chagas (ETMI-PLUS), reforzará las actividades de prevención que desde 2010 se desarrollan en los países de América Latina y el Caribe para eliminar la transmisión materno infantil de enfermedades como el VIH o la hepatitis B.

Una estrategia previa logró reducir un 55% las nuevas infecciones en niños, que pasaron de 4.700 a 2.100 entre 2010 y 2015. En esos 5 años, se evitó que casi 28.000 niños se infectaran con el VIH, asegura la OPS. A partir del éxito alcanzado con esta iniciativa, la OPS creó el marco ETMI-PLUS, que incorpora en una plataforma ya consolidada los esfuerzos para terminar también con la transmisión de madre al hijo del chagas y la hepatitis B.

Con el objetivo de reducir la transmisión materno infantil de estas enfermedades, la OPS propone un cribado universal de todas las embarazadas, una política que han adoptado los países de la región y del mundo para diagnosticar el VIH y la sífilis, pero no para el chagas y la hepatitis B, recuerda.

Hasta ahora, la lucha contra el chagas se ha concentrado con éxito en el control vectorial, la mejora medioambiental y el control de sangre para transfusiones. El siguiente paso para eliminar la enfermedad, es enfocar los esfuerzos en prevenir la transmisión materno infantil, que ahora representa alrededor de un tercio de las nuevas infecciones.

Alrededor de 1,12 millones de mujeres en edad fértil están infectadas por el parásito T. cruzi en la región. El marco ETMI-PLUS, insta a testear a todas las embarazadas, y a testear y tratar a los bebés de las que registren esultados positivos, así como también a las madres después del parto.