La población cubana envejece a un ritmo acelerado, según ha explicado Mirtha Alfaro, miembro del Círculo de Abuelos de La Habana a la agencia Xinhua. A sus 75 años, Mirtha Alfaro se mueve de forma ágil para llegar a tiempo a los ejercicios que cada mañana realiza un grupo de ancianos en un parque de la capital cubana.

El Círculo de Abuelos es una institución que tiene como objetivo darle un sentido a la vida de la población cubana anciana, destaca Xinhua. Para alcanzar esta meta, esta organización promueve el ejercicio físico diario, la organización de excursiones y la participación de los más mayores en actividades culturales.

Tal y como ha reconocido Mirtha Alfaro, cuando llegó al Círculo de Abuelos estaba deprimida y sin muchas expectativas. “El encontrarme con personas de intereses y edades similares y con muchas ganas de vivir me hizo replantearme la vida”, asegura. Mirtha Alfaro es parte de los más de 2.240.000 personas con 60 años o más que vivían en la isla al cierre de 2017. La población cubana anciana representa el 20% de los 11,2 millones de personas que habitan esta isla.

El envejecimiento de la población cubana es acelerado, lo cual preocupa a las autoridades. “Esta dinámica demográfica coloca al país y a los sistemas de salud y de asistencia social ante numerosos retos”, ha destacado el doctor Alberto Fernández, jefe del departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Según detalla la Xinhua, en 2016 el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba aprobó en sus textos finales “garantizar el desarrollo gradual de la política para atender los elevados niveles de envejecimiento de la población cubana”. Las estimaciones de los demógrafos calculan que para 2020 el porcentaje de adultos mayores en la isla ascenderá al 21,5%, lo que supone más de 2.300.000 personas.

En palabras de Alberto Fernández las demencias y en particular el alzhéimer, suponen un desafío importante porque son la primera causa de discapacidad en adultos mayores y la mayor contribuyente a la dependencia, necesidad de cuidado, sobrecarga económica y estrés psicológico en el cuidador.