“El médico tiene que emprender el camino de la virtud”, ha continuado. Para el director de la cátedra UNESCO de Bioética y Derechos Humanos, además de la reflexión ética, el acto médico debe rodearse de valores como la honestidad, la actitud, la empatía, el cuidado, la compasión y el valor.

García Gómez ha explicado la evolución de la bioética en el campo de la Medicina y ha recordado que acontecimientos como la determinación de la muerte cerebral, el trasplante de órganos, el aborto, la genética o la reproducción asistida favorecieron en su día el nacimiento de esta disciplina.

En la actualidad, el médico se encuentra con otro tipo de acontecimientos como la terapia celular, la nanotecnología, la genómica, el big data o la robótica que requieren de una regulación y evolución de la bioética. Este experto considera que el comportamiento humano en la vida y en la salud debe basarse en principios éticos y morales.

Los retos en el campo de la reflexión ética y la bioética pueden ser científicos, sociales, legales, religiosos, culturales y económicos. “La profesión médica”, ha explicado Alberto García Gómez, “está muy regulada por leyes y códigos deontológicos, pero no hay una norma que se dirija a la felicidad”. En su opinión, “la vida ética es más rica que cumplir normas y leyes”.

Medicina defensiva

Por su parte, el licenciado Abraham Davila ha explicado a través de un caso práctico la situación en la que se encuentra el médico en México. Davila ha argumentado la indefensión legal a la que se ve expuesto el profesional aludiendo al caso conocido como #YoSoyMédico16. Este movimiento social surgió en 2014 a raíz de la orden de detención dictada contra 16 profesionales de la salud del Hospital del Centro Médico de Occidente dictaminado por un juez tras una demanda por la defunción de un joven de 15 años en enero de 2010.

Tal y como ha señalado el licenciado, el médico se encuentra en una situación de desventaja con respecto al paciente en el llamado contrato médico-paciente. Davila ha subrayado que “no queremos llegar a una medicina defensiva” por lo que “trabajaremos en un proyecto que recoja los deberes de los pacientes con el fin de corresponsabilizarlos de su atención médica”.