La relación médico-paciente juega un papel sustancial, pero “hoy en día está en peligro”, ha declarado el vicepresidente de CONFEMEL, Juan José Rodríguez Sendín, en un debate con la presidenta del Colegio Médico de México, Mirian A. López Basilio. Ambos han coincidido en destacar que la relación médico-paciente se ha deteriorado.

La presidenta del Colegio Médico de México ha subrayado que “la relación médico-paciente es la base de toda atención médica”. “El que exista esa empatía entre el paciente y el médico que lo trata ya es el 50% del logro de la atención médica”, ha argumentado. La doctora Mirian A. López Basilio ha lamentado que esta relación se ha ido debilitando por múltiples razones. Una de ellas es la presión que tiene el proveedor de salud para cumplir ciertas metas institucionales, reduciendo el tiempo de atención en las consultas. 

En muchas ocasiones el médico deja de atender el aspecto humanitario por atender las necesidades de los pacientes que esperan en su consulta, asegura la presidenta de los médicos mexicanos. “La atención debe ser con calidez, calidad y amabilidad”, ha recordado. Por otro lado, los pacientes se han convertido en entes que se informan y conocen de la problemática de su salud. “Obviamente, exigen más a los médicos”, señala.

Esta relación médico-paciente “es una responsabilidad tripartita”, según la doctora López Basilio. “Es responsabilidad del médico atender al paciente, el paciente debe escuchar al médico y la administración proporcionar los insumos necesarios”, ha detallado. En este sentido, ha recordado que para estrechar la relación médico-paciente es prioritario considerar los objetivos del milenio. “Es importante que estemos a la par y que conozcamos las políticas que en materia de salud nos rigen a nivel internacional”, ha añadido.

Rodríguez Sendín ha explicado que esta relación médico-paciente está en peligro porque el ser humano cuando tiene una enfermedad no es un coche que se le avería una parte. “Es un conjunto muy complejo que además siente”, ha argumentado. “El hombre necesita cuidados y atención”. “Esta relación está en riesgo grave por la mecanización del acto médico”, ha criticado.