Según los datos presentados por el ministerio en el informe Tendencias recientes de la fecundidad, natalidad, mortalidad infantil y materna en Uruguay, en 2016 se registraron 1.877 nacimientos menos y 9 defunciones más, en menores de un año, con relación al año 2015, siendo la tasa de mortalidad infantil de 7,99 por cada 1.000 nacidos.

“Uruguay viene reafirmando la tendencia decreciente”, ha subrayado la viceministra del Ministerio de Salud Pública, Cristina Lustemberg. El Ministerio de Salud ha destacado que en 2006 murieron 502 niños y en 2016 esa cantidad bajó a 376.

“Casi el 46% de los países, la totalidad de los europeos, Estados Unidos, Canadá, 16 países de América Latina y algunos de Asia tienen esta tendencia de ir disminuyendo los niveles de fecundidad y nacimientos”, ha explicado Lustemberg. Uno de los motivos de la caída en la natalidad el año pasado es la reducción de la cantidad de embarazos adolescentes -unos 800 menos-, ha detallado.

Según las cifras recogidas en el informe, la tasa en 1993 se ubicaba en 20,2 por 1.000 nacidos vivos. Entre 2004 y 2006 la tasa de mortalidad infantil uruguaya era de 12,2, en el trienio 2007-2009 de 10,7, y entre 2010 y 2012 de 8,6, de acuerdo a las estadísticas oficiales.