La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, ha destacado que el Ministerio de Salud dará comienzo a una campaña de vacunación contra la fiebre amarilla estableciendo puestos fijos de vacunación en puntos fronterizos, aeropuertos y puertos marítimos. La intención del ministerio es aplicar al menos 11.000 vacunas a quienes viajen desde y hacia los países considerados peligrosos, señala la DPA.

El Gobierno de Nicaragua ya comenzó su lucha contra la expansión de la fiebre amarilla el pasado mes de enero. Desde entonces el ejecutivo exige certificados de vacunación contra la enfermedad a los viajeros procedentes de 10 países latinoamericanos y de casi toda África. Esta medida se produjo como consecuencia de la alerta epidemiológica declarada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) el 9 de enero.

La lista de países en riesgo elaborada por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) engloba a Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Panamá, Venezuela, Paraguay y Perú, además de todos los africanos, a excepción de República Democrática del Congo, Somalia, Tanzania y Santo Tomé y Príncipe.

El Ministerio de Salud de Nicaragua ha alertado de que la fiebre amarilla podría extenderse rápidamente en el país, debido a que el vector es el mosquito Aedes Aegypti, el mismo transmisor de los virus del dengue, zika y chikunguña.