Las muertes por cáncer en Venezuela han aumentado debido a la escasez de fármacos. Los fallecimientos han crecido un 15% en 2017, según informa la agencia EFE. Esta cifra corresponde al informe presentado por la ONG Sociedad Anticancerosa (SAV) y es una de las consecuencias de la crisis económica que padece el país y que se traduce en escasez de alimentos básicos y medicinas.

En 2017, indica EFE, las muertes por cáncer en Venezuela alcanzaron la cifra de 26.510. Las personas fallecieron por diferentes tipos de cáncer, según señala el estudio de incidencias y mortalidad de la SAV. No obstante, esta cifra es un pronóstico ya que no existen datos oficiales confiables en el país, según esta ONG.

La SAV ha mostrado su preocupación porque esta cifra significa que se producen 73 muertes por día o 3 por hora, explica la agencia EFE. Este mismo informe pone de manifiesto que la incidencia de la enfermedad se redujo ligeramente en 2017, pese al crecimiento de la mortalidad. La escasez de fármacos es la principal razón del incremento de las muertes por cáncer en Venezuela.

Tal y como asegura el director de la Coalición por la Defensa del Derecho a la Salud y a la Vida de las Personas en Venezuela (Codevida), Francisco Valencia, “el incremento de la mortalidad se debe a la ausencia prolongada de tratamientos oncológicos, que en algunos casos supera los 9 meses”.

En relación con la reducción de casos, una de las autoras del informe, Desirée Villalta, considera que se debe a la base de datos, al registro que yo tengo, que no es tan confiable como el de mortalidad. La escasez de medicamentos alcanza ya el 90%, afirman. Villalta lamenta que “ser diagnosticado con cáncer hoy en día es una sentencia de muerte”.

Ante esta situación de crisis, la oposición y diversas ONG, como Codevida, insisten en la apertura de un canal humanitario para el ingreso de medicinas y equipo sanitario. La SAV señala que una de las armas de las que disponen para luchar contra el incremento en la incidencia y mortalidad del cáncer es la prevención.

En su informe la ONG destaca que la incidencia y la mortalidad por cáncer de mama, en el caso de las mujeres, y de próstata, en el de los hombres, registró un crecimiento durante el 2017, siendo estas las localizaciones que necesitan de mayor prevención.