La FAO ha abierto el debate sobre cómo afrontar la malnutrición en los países latinoamericanos en la última conferencia regional del organismo internacional celebrada en Jamaica. Según señala la agencia EFE, durante este encuentro se ha puesto de manifiesto la necesidad de diferenciar las políticas agrarias y los programas sociales para afrontar la malnutrición en América Latina y el Caribe.

Tal y como explica EFE, el cómo afrontar la malnutrición en estas regiones debe partir de las diferencias en los modelos de políticas agrarias. Por un lado, cuentan con una gran industria alimentaria y por otro con agricultores familiares. El ministro de Agricultura de Ecuador, Rubén Flores, ha asegurado que “las políticas agrarias deben estar diferenciadas”.

En opinión del ministro de Salud, es preciso facilitar a los pequeños productores el acceso a los mercados. Según Flores, la agricultura familiar emplea a un gran número de personas, respeta la sostenibilidad ambiental y abastece la demanda interna. “La tendencia a la baja de los precios”, ha añadido, “permite un mayor acceso, pero también complica la rentabilidad de los sistemas productivos”.

El debate sobre cómo afrontar la malnutrición ha puesto sobre la mesa la necesidad de potenciar la producción local de alimentos mediante los programas de alimentación escolar. Según señala el organismo internacional estos programas contribuyen a mejorar la nutrición y la educación de los niños.

El ministro de Salud de Ecuador ha explicado que estos programas han permitido alimentar en las escuelas a 2,5 millones de niños en su país y unir a los ministerios de Educación, Agricultura y Sanidad. En este sentido, Rubén Flores, ha destacado la importancia de que los padres se impliquen en este tipo de iniciativas.