“Las mujeres y el movimiento feminista estamos entregando nuestro apoyo al aborto libre, seguro y gratuito en Chile, superando las 3 causales", declaró Macarena Castañeda, portavoz de las organizaciones convocantes de la marcha, en la que aseguran que participaron 15.000 personas.

Unos días antes, la abstención de un parlamentario oficialista impidió la aprobación definitiva de un proyecto que despenaliza el aborto en Chile cuando haya riesgo de vida para la madre, exista inviabilidad del feto o el embarazo sea fruto de una violación.

“Queremos abortar sin que se nos impongan condiciones patriarcales y misóginas”, aseguraron las manifestantes, para las que la iniciativa legal limita el poder de decisión de las mujeres. “Nuevamente otros deciden por nosotras”, subrayaron las participantes en la marcha.

El Senado chileno sí ha dado luz verde al texto sobre el aborto, pero su aprobación definitiva requería que el Congreso ratificara las modificaciones introducidas en la propuesta. Hacían falta 67 votos favorables, pero uno de los diputados del partido en el Gobierno se abstuvo, permitiendo rechazar, entre otros, el artículo permitía a una menor de 14 años acudir a los tribunales en caso de querer interrumpir su embarazo si sus padres o representantes legales están en contra.

Una comisión mixta, integrada por 5 senadores y 5 congresistas, buscará ahora una solución a las diferencias surgidas durante la tramitación de la ley. Si se aprueba, podría ser promulgada antes de que la presidenta del país, Michelle Bachellet, finalice su segundo mandato. No obstante, los partidos de derecha han anunciado su intención de acudir al Tribunal Constitucional porque “relativiza el derecho a la vida”.