medicamentos ilegales

El descubrimiento de decenas de cajas con medicamentos ilegales en un bar de La Paz evidencia el tráfico de medicinas falsificadas y de contrabando. Según recoge la agencia Xinhua, este tráfico ilegal genera pérdidas de hasta 80 millones de dólares al año en el país sudamericano. El asesor de la Cámara de la Industria Farmacéutica Boliviana, Josip Lino, destaca que «el mercado total asciende a 400 millones de dólares anualmente, de los cuales un 20% corresponde a medicamentos ilícitos”. Por esta razón, afecta a la industria por «la falsificación de marcas» y a la población porque “se pone en riesgo la salud».

Asimismo, el especialista pide a la población boliviana que adquiera los medicamentos en farmacias garantizadas. Es decir, que tengan licencias correspondientes otorgadas por el Servicio Departamental de Salud. Así, una red criminal desarticulada en la localidad de Desaguadero traficaba con más de 100 tipos de medicamentos ilegales, elaborados con estuco, harina y bicarbonato.

Farmacias clandestinas

Por otro lado, los agentes detuvieron a 10 personas por posesión de antigripales, píldoras abortivas y fármacos controlados. Entre los medicamentos ilegales se encuentran desde analgésicos hasta tratamientos para terapia intensiva y cáncer. De hecho, la directora de la Agencia Estatal del Medicamento y Tecnologías de Salud, Patricia Tames, asegura que existen más de 100 artículos de dudosa calidad encontrados en un lote de fármacos que decomisó la Policía en 2 domicilios.

El tráfico de medicamentos falsificados y de contrabando supone un gran riesgo para la salud pública.

En este sentido, manifiesta que hay mucha preocupación porque “hemos encontrado medicamentos de uso hospitalario. Son medicamentos usados en las unidades de terapia intensiva. Estos medicamentos se emplean en las unidades de quirófano de hospitales”. Asimismo, Patricia Tames señala que el tráfico de medicamentos falsificados y de contrabando supone un gran riesgo para la salud pública. Precisan unir acciones para encarar políticas estatales y enfrentar esta problemática social.

Finalmente, el 20% de la población del país abastece de medicamentos de contrabando por los costos económicos, según un estudio realizado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior, denominado “El negocio de la muerte: comercio informal de medicamento de Bolivia”. Asimismo, los establecimientos ilegales de expendio se ubican principalmente en los mercados de las zonas populares, en las calles y algunas farmacias informales. De hecho, el director del Servicio Departamental de Salud de La Paz, Freddy Valle, dio a conocer que en la ciudad de La Paz existen unas 1600 farmacias legales y otras 500 que operan de forma clandestina.