Luis Larrea, presidente del Colegio Médico, ha explicado en una rueda de prensa que el paro médico se realiza en protesta por la negativa del gobierno a dialogar sobre las normas de libre afiliación en el seguro. Asimismo, los médicos rechazan la creación de la Autoridad de Fiscalización y Control del Sistema de Salud, un organismo con el que se pretende fiscalizar los servicios médicos.

En opinión del Colegio Médico, estas 2 medidas van en deterioro de la seguridad social ya que sospecha que pueden hacer desaparecer este servicio. Por otra parte, la corporación señala que la autoridad de fiscalización carece de recursos económicos para su funcionamiento, por lo que tendría que funcionar con el presupuesto de la seguridad social.

La jornada de paro ha sido declarada como ilegal por el ministro de Trabajo, Héctor Hinojosa. Por su parte, la ministra boliviana de Salud, Ariana Campero, ha destacado que en la protesta de los médicos existen intereses políticos. Asimismo, ha rechazado que la autoridad de fiscalización haya sido creada para hacer una persecución a los médicos.

“La única conclusión a la que podemos llegar, es que hay una intención política de generar caos, molestia, de confrontar al sector con el gobierno. Nosotros tenemos toda la predisposición de conversar”, ha concluido la ministra de Salud.