Tal y como ha destacado el doctor Francisco M. Basurto, “no hay un marco legal adecuado. Las autonomías estatales pueden abrir escuelas sin que se considere si tienen o no certificación”. Luchar contra la ausencia de un marco que regule la acreditación en la formación médica es un reto prioritario para la nueva junta directiva del Colegio Médico de México, que preside Mirian López.

Por su parte, la presidenta del Comaem (Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica) Zeta Melva Triana Contreras, ha explicado que la salud es uno de los pilares para el desarrollo de las sociedades. La presidenta de Comaem ha expresado su preocupación por la apertura de nuevas escuelas de Medicina en las que el 60% de los programas no han pasado por la acreditación.

En este encuentro también se ha puesto de manifiesto el bajo presupuesto con el que cuentan las políticas sanitarias. Zeta Melva ha recordado que el gasto en salud representa entre un 6,4 y un 6,7 del PIB (producto interior bruto). “Los presupuestos son especialmente bajos”, ha añadido la presidenta del Comaem.

En este sentido, el senador y presidente de la Comisión de Salud del Senado, Francisco Salvador López Brito, ha denunciado que los presupuestos, en lugar de irse incrementando han ido a la baja. “Se invierte poco y se administra mal. Nuestros presupuestos son raquíticos”, ha añadido. Además de un aumento del presupuesto, López Brito considera esencial lograr una atención universal de la salud y acabar con la fragmentación del sistema nacional de salud.

El doctor Basurto ha identificado la profesionalización de los gestores como otra de las necesidades de la Medicina. En su opinión, los presidentes de los órganos legislativos como la Comisión de Salud del Senado o de los directores de órganos ejecutivos, como la Secretaria de Salud, deben ser profesionales de la Medicina.

Unidad del médico

El senador Fernando Mayans considera que, además de garantizar una acreditación de la formación médica y aumentar el presupuesto, es necesario fomentar y promover la unidad del médico. “Esto es fundamental para la supervivencia y la dignificación de la profesión”.

El senador ha denunciado que no haya información sobre la formación de los recursos humanos en salud y ha criticado que la formación médica se haya convertido en un negocio. A su juicio es necesario revertir la pirámide de inversión en salud, en la que en la actualidad el primer y segundo nivel están “desmantelados”.

“Vivimos situaciones catastróficas”

Por último, Víctor Hugo Garzón Barrientos, director del Hospital General de Chilpancingo ha reconocido que “vivimos situaciones catastróficas debido a la falta de insumos médicos”. Asimismo, ha reconocido la escasez de médicos a causa de la inmigración masiva en la zona de Tierra Caliente (Guerrero). En su opinión, el hecho de que los médicos hayan renunciado al paternalismo médico ha provocado que este haya sido asumido por el Estado.