“Estas 2 nuevas deducciones se podrán presentar junto con el resto de deducciones personales, como son, gastos médicos, intereses por créditos hipotecarios, colegiaturas, primas por seguros de gastos médicos, entre otros”, especifica la Secretaría; siempre y cuando “los servicios sean prestados por un profesional titulado”.

Además, “los contribuyentes siempre deben pedir factura por todos los servicios que reciban”, insisten, “y pagarlas con medios electrónicos para poderlas presentarlas como deducción en sus declaraciones”.

De esta forma, el sistema tributario mexicano busca “incentivar a la población a mejorar su salud y disminuir la incidencia de enfermedades”, señalan, así como elevar la salud mental a la misma categoría que problemas como la diabetes o la hipertensión. Por otro lado, pretenden atajar los problemas de sobrepeso, que generan una gran sobrecarga en las instituciones de salud y convierten a México en uno de los países más obesos del mundo.