La paciente, de 27 años, sufrió un accidente automovilístico que le provocó lesión en la médula espinal y, en consecuencia, padecer de vejiga neurogénica, limitándola a orinar mediante el uso de una sonda durante 9 años.

Según recoge la agencia de noticias china, el implante se ha llevado a cabo a través de cirugía y se ha implantado un dispositivo de última generación, conectado directamente a los nervios responsables de la motricidad de la vejiga.

El urólogo Sergio Durán Ortíz ha explicado a Xinhua que con el implante SARS (Estimulador de Raíces Posteriores Sacras) México se ha convertido en el tercer país latinoamericano en aplicar este tratamiento, después de Chile y Colombia.

El tratamiento habitual de la vejiga neurogénica consistía en la colocación de una sonda Foley o un cateterismo intermitente, para que el paciente pudiese realizar sus necesidades fisiológicas. Esta patología está causada por lesiones en la médula espinal que pueden estar originadas por un traumatismo, por ejemplo.

El 90% de las lesiones de médula espinal es ocasionado por incidentes y afectan a población joven, señala la agencia. Las más graves pueden dañar los sistemas de regulación del intestino y la vejiga.