México ha reducido los casos de diabetes un 9,4% en 2016, una cantidad inferior a la que se esperaba, según ha informado el Ministerio de Salud del país. Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha explicado que los resultados de las últimas encuestas apuntan a que se ha frenado su avance debido a la reducción de los casos.

“Lo que hubiéramos esperado si hubiéramos seguido la tendencia del 2000 en el 2016 era encontrar una prevalencia de 10,2% de diabetes ¿Qué encontramos? 9,4%. Entonces sí, aparentemente, hay una desaceleración de la tendencia al incremento de la diabetes en México”, señaló Kuri a la agencia china Xinhua.

Hace un año, el gobierno mexicano declaró emergencia epidemiológica debido al gran número de caso de diabetes y con el objetivo de reducir su aumento tras 35 años de incremento. En el año 2012 los expertos ya señalaban que 7,1 millones de mexicanos padecían la enfermedad, lo que representaba el 9,2% de la población nacional.

México y Sudáfrica han mostrado una disminución de prevalencia de la diabetes, con un menos 2,2% de 2015 a 2017, según los datos aportados por la Federación Internacional de Diabetes y que ha recalcado el subsecretario. Según ha indicado Kuri, “esto es una buena noticia, el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha incrementado y México es de los países que tuvo un descenso en la prevalencia”, explicó.

No obstante, y a pesar de la desaceleración, la mortalidad por esta causa se ha incrementado de 98.450 defunciones en 2015 a 105.574 en 2016, una situación que Kuri ha atribuido al envejecimiento de la población que padece la enfermedad. 1 de cada 6 fallecimientos en el país se producen como consecuencia de la diabetes y estos se registran en promedio cada 12 horas.

El gobierno ha alertado a la población para que lleve un estilo de vida saludable y atienda las recomendaciones médicas para el control de la patología. “Vamos seguir viendo un incremento y por eso tenemos que seguir tomando estas decisiones porque debo recordar que quien es diabético no se va a curar. Se puede controlar y se pueden evitar complicaciones, pero no va a curarse”, concluyó Kuri.