México se declara como nación libre de enfermedades exótica ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

México se declara como nación libre de enfermedades exóticas ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Las enfermedades son miasis, que se produce por el gusano barrenador, muermo y durina, que son enfermedades que afectan a los equinos. Estas enfermedades son objeto de notificación inmediata y obligatoria en todo el territorio del país.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de México envió la documentación necesaria a la OIE en las que este país se autodeclaraba libre de estas enfermedades. Por este motivo, y a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), confirmaron las declaraciones.

Además, han asegurado que desde el año 2003 no se ha registrado ningún caso de miasis provocada por Cochliomyia hominivorax ni Chrysomya bezziana. Tampoco han localizado casos de muermo y durina desde 1973 en todo el territorio nacional. El SENASICA ha sido el organismo encargado de realizar las gestiones. Por este motivo, se ha publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) los reconocimientos de México como país libre de estas enfermedades. Para evitar nuevos casos, SENASICA ha instaurado medidas para que los animales y productos importados no presenten riesgo de introducir de nuevo dichas infecciones.

Las autodeclaratorias de países libre de enfermedades exóticas afecta positivamente en la producción y cría de ganado. Además, contar con el estatus sanitario de país libre de enfermedades facilita la movilización de ciertas mercancías. Estos productos son importaciones y exportaciones temporales o definitivas, lo que limita la lista de enfermedades que debe ser examinadas según la normativa de OIE.

Enfermedades exóticas

La durina es una enfermedad infecciosa y crónica de los equinos y que puede provocar síntomas neurológicos y cuenta con altos índices de mortalidad. Esta infección se trasmite de un animal a otro durante el coito.

La miasis es una enfermedad parasitaria que se produce por las larvas de mosca de los géneros Cochliomyia hominivorax y Chrysomya bezzina. Estos parasitos pueden infectar a todos los mamíferos, incluyendo los humanos. Sin embargo, en raras ocasiones o de forma muy aislada infectan a las aves. Por último, el muermo es una enfermedad infecciosa que se produce por una bacteria y es muy habitual en los equinos. Además, también puede infectar a los humanos.