La política antitabaco de Uruguay, estancada en el Congreso, ha recibido un nuevo impulso con la aprobación de un decreto que establece la obligatoriedad del etiquetado neutro en las cajetillas de cigarros. Según informa la agencia Xinhua, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez ha aprobado un decreto que se adelanta a un proyecto de ley que fijaba esa medida.

El ministro de Salud, Jorge Basso, ha explicado a la agencia china que esta medida se ha aprobado sin perjuicio de la iniciativa que está en el ámbito parlamentario. Este decreto, añade, se enmarca en la política antitabaco de Uruguay que inició el presidente Vázquez en su primer mandato (2005-2010).

Basso ha recordado que la política antitabaco de Uruguay “viene dando enormes resultados en la disminución de la prevalencia de personas que están vinculadas al tabaco y, particularmente, en las nuevas generaciones”. El objetivo de esta medida es reducir el atractivo de los productos que se ofrecen al consumidor para eliminar la posibilidad de inducir a error o engañarle sobre los efectos más o menos nocivos de los productos, ha destacado el Ministerio de Salud.

Al ofrecerse una sola presentación, detalla Xinhua, se elimina cualquier elemento diferenciador de la marca y se mantiene el 80% de la superficie de la cajetilla dedicada a advertir sobre los peligros de consumo. El decreto fija un plazo de 6 meses para que las tabacaleras apliquen esta modificación. De esta forma, Uruguay se convertirá en el primer país de América en liderar este cambio, apunta la agencia.

A nivel internacional, Gran Bretaña, Irlanda, Australia y Francia son algunos de los países que ya han aplicado el etiquetado neutro. Este decreto, además de impulsar la política antitabaco de Uruguay, cumple con lo establecido en los artículos 11 y 13 del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

El tabaquismo se ha reducido en Uruguay del 35 al 21% desde que comenzaron a aplicarse las medidas antitabaco en el primer gobierno de Vázquez (2005-2010). El ministro de Salud es médico oncólogo de profesión y el pasado mes de junio anunció que el Gobierno prepara una norma para ampliar la prohibición de fumar a menos de 200 metros de escuelas y hospitales.