Tras una evaluación pediátrica para estudiar la madurez ósea de la paciente, Dayana ingresó en el hospital con un  índice de masa corporal (IMC) superior a 70, equivalente a un caso de obesidad extrema teniendo en cuenta que debería situarse entre los 18 y los 25 puntos de IMC.

Durante la cirugía, gratuita para familia, se le ha reducido el estómago a 50 centímetros cúbicos para facilitarle la disminución de la ingesta de alimentos. Según indica el propio cirujano, “los resultados han sido mejores que los de un adulto, pues la piel mantiene la elasticidad mejor y no necesitará cirugía postoperatoria”.

Se espera que la paciente, que ha obtenido el alta hospitalaria tras 72 horas de estrecha observación, pueda perder a lo largo de un año hasta 110 kilogramos de forma progresiva. Para ello, seguirá un estrecho régimen a base de líquidos y batidos los primeros días, en el que podrá introducir paulatinamente alimentos sólidos. Con el tiempo su cuerpo tenderá de forma natural a rechazar alimentos hipercalóricos.

La epidemia mexicana

"Es una adolescente atípica; es un cuerpo sometido a un grave exceso”, describe Castañeda. Tras más de 8.000 intervenciones quirúrgicas a sus espaldas, el experto se ha enfrentado a “uno de los IMC más elevados del mundo para una persona de su edad; solo se tiene registro en Indonesia de Arya Permana, con un problema similar”, recuerda el bariatra.

“Por su extremada obesidad le aconsejaron practicar una intervención mixta; es decir, restrictiva y malabsortiva. Un bypass gástrico para combatir de forma radical y efectiva el exceso de peso y tendencia a seguir subiendo”, explica, “ello provocará que se sacie mucho antes y por tanto no sufra por comer menos, y a la vez su cuerpo actúe en su favor aprovechando seleccionando los alimentos más adecuados”.

Los 195 kg de peso de Dayana son reflejo de la grave crisis de obesidad que sufre México y que muchos expertos han llegado a calificar de “epidemia”. En las últimas décadas, el exceso de peso se ha convertido en una patología prevalente que afecta a 7 de cada 10 mexicanos y al 35% de la población adolescente.

La mexicana Dayana Camacho fue sometida con éxito a un bypass gástrico https://t.co/sj66dpmaAS pic.twitter.com/u2Rh5Qhekn

— Para ti Mujer (@ParaTiMujerUS) 15 de septiembre de 2016

Mi fiesta de 15 años

 “Ya no quiero estar así; quiero que mi vida cambie y la gente no se me quede mirando”, aclamaba la adolescente de Sinaloa en declaraciones a la agencia EFE, “pero ahora estoy muy contenta con esta operación; el día que tenga mi peso ideal quiero celebrar mi fiesta de 15 años, ponerme la ropa y los zapatos que yo quiera”, dice.

A pesar de la dureza de la recuperación, Ramona Carrillo celebra la mejora de su hija. Aunque la niña siempre ha sido tendente a subir de peso, fue en los dos últimos años cuando Carrillo comenzó a preocuparse; “ya no podía caminar, se fatigaba y a la escuela no quería ir porque se reían de ella”, recuerda, “a veces decía que se quería morir”.

La madre de la menor, ha asegurado en declaraciones telefónicas al medio El Debate, que la adolescente se encuentra “con dolor -porque tenían problemas para suministrarle los sueros vitaminados que evitan una descompensación, debido a que se complica encontrarle la vena por la misma obesidad- pero feliz”.