Padres de niños trasplantados han iniciado una protesta en Venezuela ante la falta de tratamiento de los menores debido a la crisis sanitaria que vive el país. Según informa la agencia EFE, los padres están desesperados por la falta de tratamiento para los niños con afecciones renales. Los medicamentos se agotaron hace 5 días y por este motivo han iniciado la movilización.

La protesta de los padres de niños trasplantados se ha iniciado en el hospital pediátrico J. M. de los Ríos ubicado en el centro de Caracas. Los representantes de 15 niños decidieron encadenarse a las puertas del centro hospitalario para exigir una reunión con la directiva del hospital y con el ministro de Salud, Luis López.

Carlos Falcón, uno de los padres que ha secundado la protesta, ha afirmado que no se desencadenará hasta que aparezcan los medicamentos inmunosupresores que necesita su hija para impedir que el órgano que ha recibido sea rechazado por su cuerpo, indica EFE. Falcón ha denunciado que la vida de su hija y la de cada uno de estos muchachos está en riesgo.

El sistema de trasplantes, paralizado

Además de reclamar los medicamentos inmunosupresores, los padres de niños trasplantados han exigido que se reactiven los trasplantes, un procedimiento suspendido hace meses según critican. Por otro lado, consideran prioritario abordar el problema de contaminación en las salas de diálisis para los que deben someterse a este tratamiento mientras esperan la llegada de un riñón donado.

El presidente de la Coalición por la Defensa del Derecho a la Salud y a la Vida de las Personas en Venezuela (Codevida), Francisco Valencia, ha explicado a EFE que “los niños trasplantados se encuentran en una situación alarmante por la falta de fármacos inmunosupresores”.

El problema al que se enfrentan los padres de niños trasplantados también lo sufren los adultos que esperan un trasplante. Según asegura Codevida a EFE, los inmunosupresores desaparecieron del país hace 8 meses, por lo que los adultos con trasplantes también están en situación desesperada.

Estos medicamentos, explica Codevida, tienen un alto coste y hasta hace unos meses este gasto lo cubría el Estado con el seguro social. Francisco Valencia ha recordado que el Gobierno de Nicolás Maduro tiene “una deuda millonaria de 5.000 millones de dólares con el sector farmacéutico”.