Enric Ulloa, viceministro de Salud de Panamá, ha destacado que como país anfitrión y comprometido con el programa 909090, ejecutado a través del Despacho de la Primera Dama, se acoge a esos profesionales para abordar las necesidades en lo que se refiere al diagnóstico y tratamiento del problema para llegar a una solución. El objetivo de este encuentro es que los países participantes compartan experiencias para contrarrestar el VIH a través de estos conocimientos.

Según ha explicado el viceministro, Panamá ha mejorado su estrategia de lucha contra el Sida gracias al diagnóstico y la detección temprana, y la aplicación de las pruebas rápidas de forma gratuita. El país registra, anualmente, 16.000 nuevos casos.

“El desafío es poder tratar a todos los pacientes que diagnostiquemos y para eso el Ministerio de Salud trabaja en obtener esas estadísticas. Asimismo, trabajamos por facilitar el acceso a los medicamentos”, ha continuado el viceministro Ulloa.

Por último, el viceministro ha destacado que se ha logrado llegar a las áreas de difícil acceso a través del apoyo de organizaciones no gubernamentales, donde se han colocado albergues para la captación de pacientes y brindando atención a toda la población especialmente a las mujeres embarazadas.