“Los estudiantes del área de salud que son víctimas de maltrato desde etapas tempranas de su formación, podrían percibir los hechos como algo normal e incluso útil como experiencia de aprendizaje; justificando y perpetuando así el maltrato en la enseñanza”, resume Fernando Munayco-Guillén, responsable del informe. 

“El maltrato hacia estudiantes es un tema altamente sensible y poco estudiado en Sudamérica, en especial en Perú”, lamenta el autor, “tradicionalmente, el castigo se ha considerado como parte de la misma formación del médico, mientras que los estudiantes de otras profesiones no tienen esa percepción”, explica. 

Para investigar la vulnerabilidad de los estudiantes peruanos, el equipo de Munayco-Guillén realizó una investigación observacional de los alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga, en la provincia costera de Ica. Tras varios sondeos, concluyeron que el maltrato más frecuente era el psicológico, seguido del académico, el físico y en última instancia el sexual. 

En este sentido, el 89,8% de los encuestados aseguraron haber recibido críticas injustificadas, un 74% habían sufrido competencia desleal, al 56,6% les fueron encargados trabajos excesivos y un 20,6% refirieron comentarios obscenos y de contenido sexual, acompañado en el 17,1% de casos de roces o tocamientos.

El sexo femenino o la etnia -estudiantes provenientes de la sierra o la selva- son factores de riesgo. La mayor parte de los interrogados, confesó no haber denunciado para que sus calificaciones no se viesen afectadas negativamente. Otros dijeron no saber a qué organismo de protección dirigirse, no confiar en que la denuncia progresase o renunciar a la queja porque el maltrato había cesado. 

Munayco-Guillén recuerda que esta situación ya ha sido comunicada en otros países como México, Colombia y, en menor medida Chile, y advierte de que “la persistencia de las agresiones puede fomentar comportamientos insensibles y punitivos en los agredidos y que estos dirijan el maltrato a otros colegas e incluso a los pacientes”.