La salud ocupacional en América Latina tiene que mejorarse, según ha expresado el director del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), Oswaldo Núñez. El director del INSN ha explicado a la agencia Xinhua que “todos los que trabajamos en diferentes sectores, no solo en salud, buscamos cumplir con nuestras funciones y tratamos de desarrollar una solución a este problema”.

Oswaldo Núñez ha hecho estas declaraciones durante la apertura de un nuevo centro de salud ocupacional en Lima (Perú). Este centro, explica Xinhua, cumple con las recomendaciones de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), velará por la salud de 3.800 personas. El centro de salud ocupacional atiende en la actualidad a 1.400 pacientes externos y 400 internos.

El director del INSN ha subrayado que todas aquellas personas que tienen una responsabilidad institucional deben preocuparse de todos los trabajadores de su institución y reconocer que la seguridad institucional empieza por ellos mismos. Debe garantizarse, según el médico peruano, la salud ocupacional en todas las instituciones, públicas y privadas, de América Latina.

En opinión de Oswaldo Núñez deben garantizarse las medidas necesarias para promover la salud, evitar accidentes o exposiciones a la integridad física de los trabajadores. Según las cifras que maneja la OIT, cerca de 2,78 millones de trabajadores mueren todos los años en el mundo a causa de accidentes laborales y enfermedades relacionadas con las labores que desempeñan.

“Brindar las mejores condiciones en su trabajo es nuestra responsabilidad”, ha destacado el director del INSN. Un informe reciente de la OIT pone de manifiesto que alrededor del 40% de los accidentes de trabajo afectan a los cerca de 152 millones de menores que realizan algún tipo de labor productiva en todo el mundo y un alto porcentaje ocurre en la región latinoamericana.