La Defensoría del Pueblo de Colombia presentó la semana pasada el Informe de seguimiento al cumplimiento del convenio marco de la OMS para el control del tabaco en Colombia. Según informa la agencia de noticias Xinhua, durante el acto, los representantes de esta entidad exigieron al Gobierno que la política en materia de control del tabaquismo “sea tratada como un asunto de derechos humanos” dado el impacto que este consumo tiene en la sociedad.

En su lucha contra el tabaquismo, la defensoría ha establecido la necesidad de legislar sobre la cadena de mercado de los cigarrillos electrónicos, aumentar los impuestos sobre el tabaco y sus derivados y ampliar las advertencia de salud en los paquetes. En este sentido, la Defensoría del Pueblo de Colombia se ha mostrado a favor de las iniciativas legislativas para que las advertencias ocupen el 80% del espacio en el envase.

“No se está avanzando suficiente en materia de los avisos presentes en el etiquetado y empaquetado, así como en la prohibición de publicidad, promoción y patrocinio”, advierte la entidad, a la espera de un decisión favorable por parte del Consejo de Estado de Colombia, para prohibir la exhibición de estos productos en los puntos de venta.

Por otro lado, reiteran, es “de gran importancia” que el gobierno adopte las leyes necesarias para aumentar los impuestos sobre los productos de tabaco y sus derivados. “Colombia es uno de los países latinoamericanos con la tasa más baja de impuestos a estos productos, a pesar de que ha sido demostrado empíricamente que es la medida más efectiva para reducir el tabaquismo y mejorar la salud pública”, explica el informe.

La Defensoría del Pueblo de Colombia ha reiterado en su informe la falta de una política pública eficiente en materia de tabaquismo. “Existe una sobrecarga de funciones en el Ministerio de Salud que deberían ser ejecutadas de manera articulada con otras entidades”, opinan. Como punto positivo, la entidad ha resaltado la implementación normativa del Convenio Marco.