Nuevo tratamiento contra la leishmaniasis menos tóxico.

Un tratamiento contra la leishmaniasis publicado en PLOS Neglectel Tropical Diseases es menos tóxico que los existentes hasta ahora. Según informa EFE, se trata de una crema cutánea basada en el activo paromomicina. El estudio se ha realizado en Panamá, donde la mayor parte de los pacientes son tratados con antimonio pentavalente. Este compuesto se inyecta por vía intravenosa o intramuscular, indica EFE.

La leishmaniasis cutánea es una enfermedad transmitida por la picadura del flebótomo. Este parásito ocasiona es responsable de una enfermedad endémica en 98 países, con cerca de 1 millón de casos al año. Entre los síntomas que produce la leishmaniasis están las lesiones crónicas en la piel y el dolor debilitador.

El tratamiento contra la leishmaniasis más frecuente en Panamá es el antimonio pentavalente. Sin embargo, explica EFE, es un tratamiento tóxico que puede provocar que el paciente no pueda recibir una atención completa. Por otro lado, muchos pacientes viven en áreas donde es difícil acceder a este tratamiento.

Tasa de curación del 80%

Esta investigación ha estado liderada por expertos del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud en Panamá. Néstor Sosa y Juan Miguel Pascale coordinaron el estudio para comprobar si una crema tópica podría curar esta enfermedad. Los científicos pretendían lograr un tratamiento menos tóxico y más accesible, apunta EFE.

Durante la investigación, los científicos probaron 2 cremas. Una de ellas contenía solo paromomicina, mientras que la otra combinaba paromomicina y gentamicina. El estudio demostró que con el tratamiento basado solo en paromomicina la tasa de curación era del 80%.

Esta tasa fue especialmente alta en los niños menores de 12 años y en los adolescentes de hasta 17 años (84 y 82%, respectivamente). No obstante, los investigadores reconocen que no todos los pacientes se curaron. 87 de los 399 pacientes que participaron en el estudio experimentaron una persistencia de la enfermedad. Con estos resultados, los investigadores concluyen que la terapia con esta crema es una alternativa potencial al actual tratamiento contra la leishmaniasis.