La agencia DPA informa de que el grupo está integrado por profesionales con una amplia experiencia en la atención a las emergencias y los desastres, ya que forman parte del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve.

La brigada médica se sumará a los 600 colaboradores cubanos que actualmente prestan sus servicios en territorio haitiano. A su paso por Haití, el huracán Matthew ha dejado centenares de muertos y miles de heridos. El equipo de médicos cubanos lleva en Haití desde 1998, tras el paso del huracán Georges, y su presencia se amplió tras el terremoto que destruyó Puerto Príncipe en 2010.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha subrayado que 350.000 personas necesitan ayuda de emergencia en Haití tras el paso del huracán y ha advirtido que esa cifra podría crecer a medida que aumente el acceso a las áreas que aún se encuentran aisladas. Por su parte, el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha destacado que el 80% de los hogares en el sur de la isla fueron dañados y que cerca de 16.000 personas están viviendo en refugios temporales.

Para cubrir las necesidades humanitarias más urgentes de los niños haitianos, Unicef ha solicitado 5 millones de dólares. La organización ha explicado que esos fondos servirían para proveer agua potable y saneamiento a los menores con el objetivo de prevenir las enfermedades transmitidas por el agua.