Roballo ha explicado que, tras la apertura del registro, se iniciará una campaña de comunicación que complementará todo los que hasta ahora han venido haciendo varios ministerios. Según el prosecretario, no está prevista una avalancha de usuarios para inscribirse en el registro, puesto que seguramente habrá un periodo en el que se irá explorando la nueva situación.

“Será parecido a lo que ocurrió con las farmacias que entraron al sistema”, ha añadido. “Primero una exploración, un acercamiento, un conocimiento de la situación, y después, se inscribieron para ser proveedores del mercado”.

En la actualidad, existen 16 farmacias autorizadas para la venta de marihuana y cubrirán entre 15 y 16 de los 9 departamentos del país, aseguran desde el gobierno. Solo habrá 3 o 4 departamentos que de momento no tendrán comercios distribuidores. El gobierno uruguayo estima que de aquí a mitad de año se va a cubrir todo el país con un máximo de 30 farmacias.

Basso ha asegurado que los requisitos exigidos por la ley identificarán los procesos de producción y ofrecerán todas las garantías de calidad al consumidor. “El consumidor tendrá la certeza de la calidad de lo que consume. Los riesgos se reducirán bastante porque hay un trabajo científico importante que garantiza la calidad y pureza del producto”, ha añadido.

La campaña de comunicación, que se lanzará en mayo, informará a la población sobre los riesgos del consumo y también se apuntará a la prevención. En diciembre de 2013 Uruguay aprobó la ley para regular el mercado de la marihuana, que no lo libera totalmente, sino que fija determinados requisitos. En ese contexto se abre el registro de consumidores y el producto se distribuirá por medio de la cadena local de farmacias.