La maternidad subrogada o úteros de alquiler genera una importante polémica dentro del gremio médico. El vicepresidente de CONFEMEL, Juan José Rodríguez Sendín, y la presidenta del Colegio Médico de México, Mirian Anel López Basilio, han debatido sobre la posibilidad de regular una práctica de la que muchos países abusan.

Los doctores han alertado de que, en esta práctica, existe un hilo delgado entre el altruismo y el negocio. En opinión del doctor Rodríguez Sendín “no es precisa tal regulación”, quien critica que “los úteros de alquiler se han convertido en otro gran mercado”. Según el vicepresidente de la CONFEMEL, el útero de alquiler se acaba convirtiendo en “un proceso por el que los ricos protegen sus cuerpos y dan esa carga a otro ser humano, que es una mujer, que la convierte en un recipiente”.