Bacteria Listeria monocytogenes

La Listeria monocytogenes protagoniza estos días la alerta sanitaria de la temporada estival. Peligrosa y resistente, causa la listeriosis si se ingiere viva. Su periodo de incubación alcanza los 70 días y, por suerte, es una bacteria muy controlada, según informa EFE tras hablar con Alfonso Carrascosa.

Este experto en seguridad alimentaria del CSIC, dice de la Listeria monocytogenes que es un microbio  “muy fastidioso“ , resistente a todo lo que sea calor. Además, apuntó que como no deteriora el aspecto de los alimentos ni el sabor, es apenas perceptible. ”Cuanto más crudo sea un alimento, mejor se va a encontrar la listeria”, expresó.

“El intestino es una estufa de cultivo de microbios, porque hay mucho alimento y una temperatura fantástica de 37 grados“ . Alfonso Carrascosa.

La Listeria monocytogenes es un patógeno de nivel de seguridad 2. Esto significa que para ponerse malo hay que digerirlo vivo. Para eliminarlo, hay que cocer los alimentos teniendo en cuenta que es inmune a los ahumados o la sal y que crece a temperaturas de refrigeración.

Microbio y nevera

Si la bacteria no está a 4 grados, aumenta su concentración, tal y como asegura el experto. También explicó que meter un alimento con Listeria monocytogenes en la nevera no era algo sencillo porque es una bacteria muy controlada. Esto no impide, apuntó, que puedan darse brotes como el actual.

Una vez consumida, la bacteria resiste a los agentes antimicrobianos del organismo presentes en saliva, estómago, sales biliares o intestino. Aquí es donde la Listeria monocytogenes pone en marcha su patogenicidad intracelular. Se introduce en las células del intestino, se transmite a la sangre y puede causar bacteremia, meningitis o meningoencefalitis.

Antibiótico y antibiótico

Esta bacteria es la que causa toxoiinfecciones alimentarias con más mortandaz. Pese a depender de la virulencia de la cepa, supera el 10% entre los mayores de 64 años y población pediátrica. El doctor es muy contundente con el tratamiento: “ antibiótico y antibiótico“ .

Otro factor que puede darse es la contaminación cruzada, un peligro también en los casos de alergias. Si se corta pescado o carne crudo sobre una tabla sin higienizar, la bacteria puede pasar a la tabla y de ahí a otros alimentos. Carrascosa dice que, desde 1996, en España hay sistemas de seguridad alimentaria sofisticados que analizan los peligros responsablemente.

De momento, el brote de listeriosis iniciado en Andalucía se produjo en carne mechada cocinada, por lo que aún se debate lo sucedido. Faltan determinar las causas, pero este experto cree que, quizá, el tratamiento de cocción no fuera suficientemente intenso o se contaminó después en la planta de procesado.