Los bulos de internet suelen tratar temas relacionados con la salud, según indica la Asociación de Investigadores en Salud (AIES). La organización apunta que 1 de cada 3 bulos versan sobre el campo de la salud, al igual que subraya que el 60 % de los internautas buscan información sobre salud. La AIES explica que algunos bulos pueden llegar a ser peligrosos, como el que dice que las vacunas producen autismo o que las patatas fritas de una famosa cadena de comida rápida curan la calvicie.

"Gran parte de los bulos de internet afectan a la salud porque es un sector que afecta al 100% de la población y en el que es fácil difundir noticias no veraces", ha advertido el doctor Sergio Vañó, presidente de la asociación. La AIES ha puesto en marcha la plataforma #SaludSinBulos para denunciar y desmontar los bulos que circulan por internet, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea.

 La organización explica que el objetivo de esta iniciativa es que exista información veraz y contrastada en la red con la participación de profesionales sanitarios, organizaciones de pacientes y comunicadores. “Todos los expertos coinciden en que existe un exceso de información y el ciudadano no sabe de cuál fiarse”, apunta Vañó, quien también señala que casi la mitad de los médicos advierten que la información sobre salud en internet no está actualizada con los últimos avances.

El doctor Vañó, dermatólogo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha explicado que las áreas más susceptibles de producir bulos son Oncología, Nutrición, Pediatría y Dermatología Estética. La asociación ha aconsejado a los ciudadanos que "cuando vean una noticia que parece dar solución de forma rápida y sencilla a un problema de salud importante que lleva intentando solucionarse durante muchos años, piensen que puede ser falsa".

El área de las vacunas es una de las que más bulos genera, ha señalado el doctor Vañó. "Los padres que no tienen verdadero conocimiento de su utilidad es lógico que tengan dudas", precisa el médico. Hace unos meses, sociedades científicas de Pediatría y la propia Organización Médica Colegial tuvieron que desmentir los comentarios vertidos por el periodista Javier Cárdenas en un programa de radio que relacionó el uso de vacunas con el aumento del autismo.