Un paciente necesita unos 50 miligramos diarios para frenar el dolor tras una cirugía pero si se complementase con ibuprofeno por vía intravenosa únicamente serían necesarios 15 miligramos. Además, por vía intravenosa produce efecto en 10 minutos frente a los 40 o 50 minutos de ibuprofeno clásico.

El fármaco se comercializa bajo el nombre de Solibu y por GES Genéricos Españoles. En España éste sería el primer analgésico antiinflamatorio de uso hospitalario. En Estados Unidos ya se comercializa desde 2009.