Los expertos señalan que la dificultad en el acceso al medicamento no es una situación que afecte solo a países en vías de desarrollo, sino que es un problema que ya se está detectando en España. Sabrido ha puesto de relieve los datos aportados por el último barómetro sanitario, donde se refleja que un 4% de la población española no tiene acceso a los medicamentos necesarios por motivos económicos, todo ello al “amparo de un sistema de patentes que dispara los precios que la Unión Europea y el propio Gobierno de España reconocen que son disparatados”.

Los médicos piden que las grandes corporaciones farmacéuticas publiquen sus costes de investigación para establecer unos precios justos, ya que este problema no es solo para las personas que no pueden acceder al medicamento, algo ya de por sí grave, “sino para el conjunto de la población que figuran en listas de espera interminables”.

Fernando Lamata apunta a la fuerza de la empresa farmacéutica “que, a través de las patentes de exclusividad por espacio de 20 años para poner los precios a su antojo, un hecho que supone un abuso que a corto plazo puede suponer que no podamos pagar las medicinas sino se frena esta dinámica”. El medico subraya que es necesario revisar este sistema de patentes, cambiar el modelo de financiación en la investigación y articular un convenio internacional que avance en la trasparencia en la innovación, al tiempo que permita la accesibilidad de todos a los procesos de investigación.

Por su parte, Rodríguez Sendín ha justificado el nacimiento reciente de la Asociación por un Acceso Justo al Medicamento en la preocupación por los indicios que alertan del riesgo de garantías en el acceso a los medicamentos en los sectores de la población más vulnerables. El médico afirma que “mucha gente fallece en el mundo por no poder pagar unos precios exagerados que no pueden ser disculpados por el gasto en investigación e innovación, por lo que hay que combatir el sistema de patentes que permite en la actualidad una posición de abuso y presión de los proveedores de medicamentos que afecta a la población”.

En este sentido, el experto justifica el nacimiento de esta asociación, que engloba a más profesionales de la salud pública y políticas sanitarias, y cuya hoja de ruta marcada incluye reuniones científicas, difundir el mensaje a través de publicaciones y la celebración de charlas y conferencias, como es el caso del Colegio de Médicos de Badajoz.