Centenares de personas se han concentrado en Nairobi frente al Tribunal Supremo para mostrar su solidaridad con los médicos. “Ninguna negociación mientras los médicos estén en prisión” o “en realidad es el Ministerio de Salud el que está en huelga. No los médicos”, dicen algunas pancartas durante la concentración en la capital.

Los sanitarios también han salido a la calle en otras ciudades kenianas, como Kisumu, en el oeste del país, mientras que algunos hospitales privados decidieron apoyar la huelga del servicio público y cerraron sus instalaciones durante 48 horas. Doctores y enfermeras comenzaron una huelga nacional el pasado 5 de diciembre para reivindicar mejores condiciones de trabajo y salarios tras el fracaso del diálogo entre los sindicatos y el Ministerio de Salud.

Desde entonces, los sanitarios han realizado numerosas protestas en las calles del país y se han vivido escenas de caos en los hospitales públicos, donde los pacientes han tenido que irse a su casa ante la falta de atención médica. Desde el inicio del paro, los enfermeros y médicos advirtieron a las autoridades de que debían estar preparadas para “la huelga más larga de la historia”.

Según informa la agencia DPA, 3 relatores de derechos humanos de la ONU presionan al Gobierno keniano a cesar las “represalias sistemáticas” contra grupos de la sociedad civil que se han intensificado de cara a las elecciones previstas para agosto.