Según Montón, la Administración debe "diferenciar entre los productos que cuentan con un respaldo de medicina basada en la evidencia respecto a todos aquellos productos y prácticas que no han demostrado su eficacia".

En ese sentido, el colectivo de pacientes ha mostrado su "indignación y desacuerdo ante la ligereza con la que se está tratando esta cuestión" y ha exigido información sobre las "evidencias científicas disponibles y a los éxitos incontestables de la práctica clínica homeopática".

En su opinión, existen "millones de pacientes alrededor del mundo" que reciben medicamentos homeopáticos y que "merecen que se aborde el debate sobre la homeopatía desde una perspectiva mucho más informada, profesional y respetuosa".

"Asistimos a la imposición de un punto de vista dogmático que opta por una perspectiva cargada de prejuicios que se apartan del interés primordial por el bienestar del paciente", añaden. En ese sentido, han reivindicado que "nadie tiene derecho" a expropiarles la gestión de su salud "y mucho menos desde una posición obcecada en no querer atender a las razones de un numerosísimo grupo de médicos y de pacientes".

"Las personas que nos tratamos con homeopatía no somos ignorantes que se dejan engañar por impostores sin escrúpulos, sino personas adultas con capacidad para decidir, junto con un médico profesional, el enfoque que más nos conviene en la gestión de nuestra salud".

Para secundar esta afirmación, han destacado que según los resultados de la octava Encuesta de Percepción Social de la Ciencia en España, el 52,7% de los españoles confía en la eficacia de la homeopatía, siendo las personas con mayor nivel de estudios los que más se identifican con esta afirmación.