El Partido Popular ha rechazado la figura del Defensor psiquiátrico propuesta por el PSdeG-PSOE en el Parlamento de Galicia, tal y como afirma la agencia EFE. Con esta figura se pretendía que la Xunta atendiera las sugerencias del Defensor del Pueblo en relación con las instalaciones y la situación que viven los pacientes psiquiátricos de Conxo, en Santiago.

La situación de estos pacientes psiquiátricos se mantiene “en entredicho”, tal y como afirman el PSOE, BNG y En Marea, desde que el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, dependiente del Defensor del Pueblo, hiciera una inspección unos meses atrás. El Parlamento de Galicia analizó la situación el 12 de septiembre por la mañana mediante una proposición no de ley que solo tuvo los votos a favor de BNG y En Marea.

"Hay pacientes con estancias prolongadas sin necesidad de estar ingresados. Hay personas que llevan 50 años de internamiento", asegura el socialista Julio Torrado.

Para el PSdeG-PSOE, ya es hora de hacer caso a una situación que ponía encima de la mesa la carencia de recursos y las dificultades para adaptarse que tenían los enfermos psiquiátricos de larga duración. Por su parte, el BNG ha solicitado que, para prestar una mejor asistencia sanitaria, es necesario aumentar el personal en el centro de Conxo.

Eva Solla, diputada de En Marea, ha insistido en que la Xunta “mira hacia otro lado” y le parece inaceptable la situación. "Hay gente privada de libertad en condiciones de presidio del S. XIX", lamentó Solla. Encarnación Amigo, diputada del PP, se ha comprometido a valorar el informe y se ha centrado en recordar las reformas de este centro sanitario. Mientras, la fiscalía de A Coruña investiga el centro hospitalario.