El documento habla del CV ciego, un proyecto en el que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad trabaja para poner en marcha un programa piloto con el objetivo de evaluar su funcionamiento. Se trata de un sistema por el que el CV de los candidatos a optar a un empleo carece de datos personales, por lo que todos ellos lo hacen en igualdad de condiciones. De esta manera, el único aval que presentan que presentan los candidatos es su experiencia profesional.

Con este sistema se acabaría con los prejuicios y estereotipos asignados a cada sexo, edad, aspecto físico o incluso lugar de origen y se pondría en valor la capacidad laboral de los candidatos. ASPE dice apoyar cualquier medida que favorezca la contratación de profesionales sin ningún tipo de discriminación y a la eliminación de trabas que, por otro lado, pueden aparecer por iniciativa de los gobiernos autonómicos.

El otro reto al que se enfrentarán los recursos humanos del sector es la Ley de Incompatibilidades, que afecta a numerosos profesionales sanitarios en función de la comunidad autónoma en la que se encuentren. A pesar de que la normativa básica estatal establece que los médicos de la sanidad pública pueden compatibilizar su trabajo con el que desempeñan en la sanidad privada, les está prohibido el ejercicio simultáneo en los servicios de salud públicos y en las mutuas de funcionarios (Isfas, Mugeju, Muface…) la situación real de los profesionales sanitarios en cada región varía de esta manera.

ASPE afirma en el texto que es necesaria una mayor transparencia y la unificación de criterios, puesto que la disparidad que existe actualmente origina numerosas desigualdades en la atención que reciben los ciudadanos, según en la comunidad en la que residan.