Según datos de la Organización Médica Colegial (OMC) en el año 2016 solo el 33% de los pediatras de Atención Primaria (AP) era menor de 45 años; para cubrir el número de bajas por jubilación serían necesarios unos 240 nuevos especialistas; sin embargo, el número de pediatras que se incorpora a los centros de salud es cada vez menor. Frente a esta situación, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ha iniciado la campaña Confianza. El objetivo es recoger 500.000 firmas para garantizar el derecho de todos los niños españoles a ser atendidos en AP por un pediatra. La petición será entregada al Ministerio de Sanidad.

Durante el acto de presentación al que ha acudido MedLab.email, la presidenta de la AEPap, Concepción Sánchez Pina ha explicado que el nombre de la campaña se debe a que “es en los pediatras de los centros de salud a quienes los padres confían la salud y atención de sus hijos: confianza es saber que un profesional no nos va a decepcionar, y a más formación más confianza”. Pero la realidad es otra: “que en una puerta de un centro sanitario ponga Pediatría, no quiere decir que el profesional que esté dentro sea pediatra”, advierte.

Según datos de la AEPap, de las últimas 4 promociones, solo el 27,94% de residentes de pediatría escoge entrar en servicios de AP. Para Sánchez Pina esta falta de interés se debe, en parte, a las malas condiciones laborales y en parte a que los MIR no conocen bien la especialidad por la corta duración de sus rotaciones. “El tiempo mínimo ideal para conocer bien la rapidez y saturación de las consultas de pediatría en AP -muy diferentes a lo que hay en un hospital- es de unos 6 meses; sin embargo, la mayoría de residentes pasa 3, o incluso menos”, advierte.

En el caso concreto de Madrid, “es prácticamente imposible cubrir ausencias temporales por vacaciones, bajas, etc. Esto supone que el resto de los compañeros del centro tienen que asumir la asistencia de los pacientes asignados a esos cupos, con la consiguiente carga de trabajo”, denuncia la doctora Adoración Bejarano, presidenta de la AMPap. “Los niños son solo un tercio de nuestra población, pero también todo nuestro futuro; solo por eso,  el cuidado de la infancia debería ser una prioridad absoluta”, añade la doctora Carmen Rosa Pallás, jefa del Servicio de Neonatología del Hospital 12 de Octubre.

“Pero la campaña Confianza no solo busca llamar la atención de padres y familiares de niños para que exijan a las administraciones su derecho a ser atendidos en AP por un pediatra; también aporta soluciones”, defienden las representantes. Prueba de ello es el Decálogo de propuestas de mejora de la pediatría de AP:

  1. Aumentar el número de plazas MIR y planificar el relevo generacional.
  2. Compatibilizar los horarios de los pediatras de AP con la vida familiar.
  3. Incentivar de forma curricular o económica las plazas o turnos de difícil cobertura.
  4. Centralizar los servicios de Pediatría de zonas distantes priorizando la atención en el centro de salud.
  5. Respetar las categorías profesionales diferenciadas de Pediatría de AP y Pediatría hospitalaria en las oposiciones autonómicas y nacionales.
  6. Unificar las prestaciones de enfermería pediátrica en AP entre todas las comunidades autónomas.
  7. Aumentar de forma obligatoria el tiempo de rotación de los residentes en pediatría de AP.
  8. Incentivar y promover las rotaciones de todos los estudiantes de Medicina en las consultas de los centros de salud.
  9. Aumentar la presencia de pediatras en cargos organizativos y crear la figura del Coordinador de Pediatría.
  10. Incrementar la presencia de pediatras de AP como profesores universitarios.