El coronel expuso que los pacientes desconocen, en la mayoría de las ocasiones, el riesgo que implica volar con ciertas patologías, al igual que lo desconocen sus médicos de cabecera, “y esto es más grave”, aseguró, porque viajan sin preparación, sin ajustar su medicación o sin solicitar oxígeno para realizar un vuelo si es que lo necesitan.

El aerotransporte sanitario, las ambulancias aéreas y las aeroevacuaciones médicas son cada vez más frecuentes en el ámbito civil, no solo en el militar, “por tanto, creo que ha llegado el momento de reivindicar la importancia de esta rama de la Medicina para la sociedad”, reivindicó el doctor Delgado. 

Desde el punto de vista de especialidades médicas civiles, la Medicina Aeroespacial fue descatalogada como especialidad médica civil en el año 2003. La razón fue que se siguió el criterio de que “lo minoritario no existe”, en lugar de dar importancia a la seguridad de vuelo para tripulantes, controladores y pasajeros, que es fundamental y requiere de una medicina altamente especializada.

José María Delgado ingresó en el Cuerpo Militar de Sanidad por concurso oposición en 1983, y en 1988 se especializó en Medicina Aeroespacial. Está elección, según explicó, fue una consecuencia directa de su interés por la Medicina Interna. “La Medicina Aeroespacial es algo así como la Medicina Interna en un ambiente aeroespacial”, matizó haciendo una comparativa.

Una especialidad atractiva y minoritaria

El que también fuera subdirector de Servicios Centrales y secretario técnico del Hospital Militar de la Defensa Gómez Ulla, quiso dejar constancia de que el Ejército del Aire siempre consideró de interés tener médicos especialistas dedicados a una actividad específica, muy demandada y que se desarrollaba en un ambiente hostil. Por eso, se dedicó un centro y un grupo del Cuerpo de Sanidad a la selección del personal de vuelo o con responsabilidades en el mismo como son los controladores para mantener y promover su salud.

Además de en el Ejercito del Aire, esta inquietud se manifestó en el medio universitario y en el Ministerio de Sanidad, culminando con la inclusión de esta rama de la Medicina como una especialidad médica con entidad propia.

El doctor Delgado, máster en Gestión de Servicios de Salud y Empresas Sanitarias en la Universidad Complutense de Madrid, explicó a esta plataforma que, en el mundo civil, esta actividad tan minoritaria ha estado cubierta con los profesionales del CIMA, lugar en el que se realizaban los reconocimientos médicos. En los inicios de la Aviación Civil, esta dependía del Ministerio de Aire e incluía una Subsecretaría de Aviación Civil.

Tal y como comentó el doctor Delgado, la Sanidad Militar del Ejército del Aire cubría las necesidades impuestas por OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) respecto al personal civil hasta que los ministerios militares se unificaron bajo el Ministerio de Defensa, Aviación civil se desgajó de esa estructura y paso a depender del Ministerio de Fomento, primero como Dirección General, y después como Agencia Estatal de Seguridad Aérea. “Aun así, los temas médico-aeronáuticos siguieron vinculados al CIMA”, matizó el coronel.