La idea más innovadora se centraba en cómo mejorar la manera en la que las muestras biológicas se procesan y transportan desde el Espacio a los laboratorios de investigación en la Tierra de cara a los estudios futuros sobre viajes de larga duración, sobre todo la exploración de Marte.

La investigación del aislamiento celular ha sido dirigida por el HRP (NASA's Human Research Program) y el Johns Hopkins Medicine, según publica EurekaAlert. Las muestras aisladas consiguen resultados más óptimos que las células aisladas de muestras congeladas enviadas a la Tierra desde el laboratorio orbital.

https://youtu.be/YNostIEbkUM

Según la investigación, una pipeta con muestras frescas a temperatura ambiente y el aislamiento celular en la estación espacial hacen que no se precise una logística de transporte, lo que facilita la recogida de muestras en más ocasiones. Una vez llevado a cabo el aislamiento celular, las muestras se pueden congelar y realizar los análisis en una segunda fase.

Andrew Feinberg y Lindsay Rizzardi, médicos de la Johns Hopkins Medicine que realizaron el estudio de los gemelos en la ISS (International Space Station), comprobaron que los líquidos podían ser transferidos con seguridad en ambientes de microgravedad mediante el uso de una pipeta. Hasta este momento, los investigadores pensaban que la transferencia de fluidos biológicos en el Espacio implica riesgos para controlar la muestra de un modo preciso.

Según declaraciones de Feinberg, la pipeta era muy fácil de controlar, y la transferencia de fluidos relacionados con la centrifugación del proceso podía replicarse en microgravedad. También quiso dejar claro que la investigación necesitaba de una transferencia precisa de líquidos entre diferentes tubos con la idea de purificar el ADN, ARN o la proteína de las muestras biológicas que se analizarán molecularmente.

Brian Crucian, Clarence Sams, Hawley Kunz, microbiólogos moleculares de la NASA, y la astronauta y la bióloga molecular Kate Rubins están especialmente interesados en investigar la trasferencia de fluidos. Todos ellos descubrieron que el aislamiento celular y la purificación podría llevarse a cabo en ambientes con poca gravedad.

"Los procedimientos de laboratorio para aislar y purificar las células suelen requerir centrifugación de gradiente sensible, extracción cuidadosa de células aisladas y recogida de muestras en pipetas para lavar y transferir las células aisladas", aseguró Crucian a EurekaAlert.

El aislamiento celular en el Espacio y la transferencia de fluidos son importantes porque Marte es, en estos momentos, un desafío para las ciencias espaciales. Además, facilita el diagnóstico de enfermedades en los astronautas de una manera más rápida y eficaz, lo que podría salvar vidas en caso de emergencias.

A medida que se preparan los viajes a Marte, es posible que cambie la manera en la que se procesan las muestras biológicas. Los protocolos demuestras que el aislamiento celular puede hacerse a bordo de la ISS sin impedimentos. Mientras, la tecnología basada en biología molecular evoluciona para proteger a las futuras tripulaciones espaciales.