Iglesias Leal explicó en el Congreso “México hacia Marte”, celebrado del 6 al 9 de septiembre en el Centro Nacional de las Artes, que la exposición a los rayos cósmicos y solares en el hombre equivalía a 33 mil radiografías del tórax. Leal detalló que se podía hacer un viaje tripulado a mencionado plantea, pero habría que cambiar el aluminio de las naves espaciales por polietileno. El polietileno absorbe 10 veces más radiación cósmica que la que reciben los cosmonautas durante un viaje espacial.

Para este médico mexicano de amplia experiencia en el sector aeroespacial, Marte es una alternativa para la humanidad por la similitud de rasgos con la Tierra: masa cercana al 38%, 40 km de atmósfera, ciclos de día y noche de 24 horas y 37 minutos y 25 grados de inclinación que hacen posibles las estaciones de invierno y verano. El cardiólogo quiso señalar que la Tierra no cuenta con un campo magnético que proteja al ser humano de la radiación cósmica que quema la piel. En estos momentos, manifestó la necesidad de buscar alternativas científico-tecnológicas para terminar con esta problemática.