Contagiarse de gripe en un avión durante un vuelo es altamente probable, según un estudio de investigadores de la Universidad Emory, el Georgia Institute of Technology y la compañía Boeing (Estados Unidos) en el que se desarrolla un modelo de transmisión de enfermedades respiratorias medida por gotitas. Los resultados se han publicado en la revista PNAS.

Tal y como recoge la agencia SINC, el uso del avión ha convertido el contagio de enfermedades infecciosas en vuelo en un problema de salud pública. Un equipo liderado por Vicki Hertzberg ha analizado los patrones de movimiento de la tripulación y los pasajeros de 10 vuelos dentro de los Estados Unidos en clase económica para determinar las probabilidades de contagiarse de gripe y otras patologías respiratorias mediadas por gotitas.

Se tomó como referencia una persona con gripe sentada en medio del avión. Después, se desarrolló un modelo de red de contactos para simular la posible propagación de la enfermedad. Los resultados muestran que los pasajeros sentados más cerca de la persona infectada tenían un 80% de probabilidad de contagiarse de gripe, mientras que para el resto de pasajeros la probabilidad era de menos del 3%.

“Nuestros resultados indican que hay una baja probabilidad de transmisión directa a los pasajeros que no están sentados cerca de un pasajero infeccioso”, señala el estudio, que también ha desvelado que una media de 4,6 pasajeros por vuelo podría contagiarse de gripe si la persona infectada es uno de los miembros de la tripulación.

Además de las simulaciones, los investigadores midieron la carga de patógenos recolectando 229 muestras ambientales durante los vuelos, 8 de los cuales tuvieron lugar durante la temporada de gripe; los resultados fueron negativos para los 18 virus respiratorios más comunes. El modelo no puede extrapolarse, advierten los autores, a cabinas de 2 pasillos o a vuelos más largos, en los que los pasajeros suelen moverse más.