Según subrayan los astronautas rusos, esperan que su bebida pueda utilizarse para los próximos vuelos espaciales a la Luna y a Marte que la Agencia Espacial Federal Rusa tiene previstos. Serguéi Rízhikov y Andréi Borisenko llegarán a la estación internacional en septiembre de este año con su nave de la serie Soyz MS, una de las más modernas que existen.

Actualmente a bordo de la estación se encuentran los cosmonautas rusos Anatoli Ivanishin, Alexéi Ovchinin y Oleg Skrípochka, así como los astronautas de EEUU Kathleen Rubins y Jeffrey Williams y el japonés Takuya Onishi. La misión de los cosmonautas rusos es llevar a cabo experimentos e investigaciones en biología espacial y biotecnología.

Como parte de su investigación en el espacio, los astronautas tienen planeados 39 experimentos como la cría de células para comprobar su actitud en el cosmos en condiciones de ingravidez o cultivar cristales de proteína. Durante la misión, los rusos también esperan realizar la primera Secuenciación del ADN en el espacio.

La modificación de la Soyuz MS es el resultado de una profunda modernización de la serie de las naves espaciales Soyuz TMA-M y ha sido catalogada de "histórica". Se diferencia de la versión anterior por su nuevo sistema de mando y telemetría, que puede trabajar a través de satélites de retransmisión Luch, y cuenta con un nuevo sistema de acercamiento de acoplamiento.