El Baylor College of Medicine ha incorporado sus programas de investigación y educación en el Center for Space Medicine para realizar misiones espaciales comerciales, según ha explicado dicha entidad en un comunicado. “Este hecho posiciona al Center for Space Medicine como líder en investigación integrada, en educación y en actividades clínicas relacionadas con la Medicina Aeroespacial en un entorno académico”, explica Jeffrey Sutton, director del Center for Space Medicine.

El Baylor College of Medicine ha sido designado, recientemente, como FAA Center of Excellence for Commercial Space Transportation. Esta entidad se ha unido, con dicha categoría, al Instituto Tecnológico de Florida, la Universidad Estatal de Florida, el Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México, la Universidad Estatal de Nuevo México, la Universidad de Stanford, la Universidad de Florida Central, la Universidad de Colorado (Boulder), la Universidad de Florida y la Universidad de Texas (Galveston).

Además, el Center for Space Medicine se ha asociado con Virgin Galactic, la primera compañía comercial de viajes espaciales del mundo, para proporcionar servicios médicos que garanticen la salud y la seguridad de los pasajeros y pilotos a bordo de los vuelos del Virgin Galactic. James Vanderploeg y Tarah Castleberry serán los 2 nuevos miembros del centro que se encargarán de estos servicios gracias a su amplia experiencia en Medicina de aviación civil y militar y Medicina Aeroespacial.

El Center for Space Medicine se creó en 2008 y ofrece servicios a los estudiantes de Medicina de los Estados Unidos. En 2016, el centro recibió un acuerdo cooperativo de la NASA de 246 millones para dirigir el Translational Research Institute for Space Health. El objetivo del instituto es descubrir nuevas ideas y tratamientos a través de investigaciones que puedan aplicarse a misiones de vuelos espaciales de larga duración, incluido el viaje de la NASA a Marte.

Además del Center for Space Medicine, Baylor tiene su sede en el National Space Biomedical Research Institute (NSBRI), el cual fue creado en 1997 para entender los riesgos inherentes a los vuelos espaciales humanos de larga duración y trasladar esos hallazgos para aplicarlos a procesos saludables en la Tierra. La financiación se ha alargado hasta septiembre de 2017, según ha indicado el Baylor College of Medicine.