Esta investigación tiene como objetivo mantener y mejorar la salud y el rendimiento de los astronautas durante las misiones espaciales. Además de conocer los efectos de los probióticos en microgravedad quiere contribuir a la promoción de la salud humana en general mediante los conocimientos adquiridos en la investigación.

Yakult y JAXA iniciarán el experimento espacial durante el año 2017. El estudio científico analizará los efectos de los probióticos en el sistema inmunológico y la microbiota intestinal de los cosmonautas mientras permanezcan largos periodos de tiempo en la ISS (International Space Station). Este es el primer experimento mundial, según JAXA, por el que los astronautas consumirán probióticos para su posterior análisis.

Previamente, se realizó una prueba de almacenamiento de los probióticos a temperatura ambiente durante 9 meses antes de iniciar el experimento. La cepa de probióticos, en concreto, Lactobacillus casei Shirota, fue guardada en cápsulas para analizar el efecto del entorno espacial.

En abril de 2016, se lanzaron las cápsulas de Lactobacillus a la ISS en el SpaceX CRS-8 y permanecieron allí un mes. Luego regresaron a la Tierra para su análisis, y se confirmó que el número de bacterias vivas en la ISS se había mantenido bien en comparación con el número de bacterias vivas de la superficie terrestre. 5 cápsulas de la cepa contienen, al menos, 40 millones de bacterias vivas.