El ejercicio intenso mejora la circulación de los astronautas tras volver a la Terra, según apunta un estudio de la Universidad de Western Ontario. Los investigadores explican que el objetivo del estudio fue obtener una mejor comprensión de cómo los sistemas cardiovasculares de los astronautas se adaptan a las condiciones a bordo de la Estación Espacial Internacional y cómo mantener la salud de los astronautas una vez que regresan a la Tierra.

Los autores del estudio se percataron de que, si sometían a los astronautas a un ejercicio intenso, su sistema cardiovascular parecía reaccionar mejor. Los autores de la investigación analizaron a 6 astronautas con dispositivos que midieron la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el patrón de actividad física antes, durante y después de sus misiones espaciales.

Los científicos descubrieron que la respuesta de la frecuencia cardiaca y los cambios en la presión arterial ante el ejercicio intenso diferían significativamente entre los astronautas. Estos resultados indicaban la necesidad de que algunos miembros de la tripulación hicieran aún más ejercicio o tomaran otras medidas para ayudar a proteger su respuesta de la presión arterial.

Los investigadores señalan que, si estos descubrimientos muestran de forma clara un impacto positivo en el sistema cardiovascular, el ejercicio intenso podría utilizarse como terapia para personas propensas al mareo o con problemas de movilidad. “Comprender los mecanismos y las señales de advertencia de las caídas en la presión arterial podría reducir la tasa de desmayos y caídas en los ancianos”, escriben los expertos.

La falta de gravedad puede alterar la circulación de la sangre de los astronautas, lo que les hincha la cara y hace que se les congestione la cabeza y el pecho. Cuando los astronautas regresan a la Tierra, la el flujo sanguíneo se invierte. La sangre se acumula en la parte inferior del cuerpo y, si no llega suficiente sangre rica en oxígeno al cerebro, algunos astronautas podrían experimentar mareos, desmayos o visión borrosa.