Los cambios que el queratocono produce en la morfología de la córnea “inducen el astigmatismo irregular y la miopía, lo que resulta en el deterioro de la agudeza visual”, admiten los autores del trabajo, Albert Rebello, Bênesson Rodrigues, y Marcos Pereira. Sin embrago, “para algunos pilotos no supone una discapacidad”, defienden.

Prueba de ello son los 6 casos de pilotos de aviación civil expuestos en el informe. Todos ellos, de entre 19 y 45 años de edad, padecían queratocono en distintas etapas y una mejor agudeza visual corregida (MAVC) igual o mejor que 20/30, según la escala de Snellen.

Actualmente, los 6 pilotos han sido declarados aptos para la actividad de la aviación por la National Civil Aviation Agency (ANAC) de Brasil, aunque 2 de ellos bajo circunstancias especiales, ya que se sometieron a un tratamiento de crosslinking corneal y a un trasplante de córnea, respectivamente.

En ambos casos, la autoridad médica de aviación civil consideró 4 aspectos en la evaluación médica de los pacientes de queratocono:

  1. La MAVC.
  2. La estabilidad de las condiciones oftalmológicas.
  3. El riesgo de incapacitación súbita.
  4. La categoría piloto.